jueves, 28 de mayo de 2009

Un poco de sol


Hoy ha llegado nuestro particular equinoccio de primavera a mi cocina. Hay un día en que el sol sale por las montañas que hay detrás de la casa.

Y ese momento ha sido hoy

El sol parece que tuviera que nacer tímido pero este lo ha hecho con brío. No tenía nubes que impidieran a sus rayos manifestarse en todo su brillo y su energía milenaria.

Es muy diferente de contemplar un atardecer en que el sol se va apagando poco a poco, o rápido pero a ritmo del ojo humano.

El amanecer es más difícil de observar. Partes de la oscuridad a la que el ojo acaba por acostumbrase, para ir recibiendo rayos de sol luminosos que no acaban de encajar con tu mirada

Hoy, en mi cocina, era como si alguien hubiese encendido la luz.

Para loa que se creen que vivir momentos mágicos solo es propio de novelas o que esas cosas solo pasan en las películas, les invitaría a mirar con mas calma todo cuanto nos rodea.

Hoy es un día especial para alguien especial, ella, si lee esto lo sabrá. Espero que no tengas que volver más.

Pd.-La foto no corresponde al momento de que hablo sino a otro rayo de sol, esta vez en medio de una tormenta.

2 comentarios:

triste_vida dijo...

El sol lentamente aparece en nuestras vidas, hay que abrirle paso, pues cuando este aparece timidamente no podemos dificultarle el paso, tenemos que ayudarle, que facilitarle el camino, asi nos aseguramos que volvera a venir...

Me alegra saber una vez al año el sol aparece desde las montañas de detras de tu casa y tienes el privilegio de poder contemplarlo!

Que el sol aparezca cada dia en tu vida, pues que en esta nunca haya oscuridad!

Besitos cariño!

amparito dijo...

Gracias solete