jueves, 14 de mayo de 2009

Explosiones sucesivas



Tras la explosión de dientes de león


(creo que la mayor de las que he visto nunca)


llegó la de margaritas


y ahora es el tiempo


de los botones de oro,


los ranúnculos.




Aprovechar para verlos


antes de que lleguen


los exterminadores de malas hierbas



Afortunadamente,


aun hay rincones


donde no llegan...


Ay mi rincón


que solitario


siempre


quedas!

1 comentario:

amparito dijo...

Dicho y hecho
Esa misma mañana llegaron con su ruidoso cortacesped a acabar con la posibilidad de que os convirtais en semillas de futuros botones de oro que embellecerías el mundo...
Por lo visto una pradera de verde uniforme es mas bella...
Al menos servisteis para ilustrar un blog...